Formación cualificada: indispensable para una adecuada transición al coche eléctrico

Formación cualificada: indispensable para una adecuada transición al coche eléctrico

Numerosos estudios detallan que la transición al coche eléctrico, tendrá un impacto negativo en el empleo, reduciendo el número de puestos de trabajo... pero parece haber una receta para evitarlo, y no es otra que una formación cualificada de los trabajadores del sector.

 

Se trata una de las principales conclusiones que se deducen de la presentación del informe Transición hacia el vehículo eléctrico. Observatorio del empleo: Estudio y análisis de la evolución del empleo en el ecosistema de la movilidad eléctrica en España, elaborado por Boston Consulting Group y que ha sido presentado recientemente por la Asociación Empresarial de la Movilidad Eléctrica (Aedive).

Aunque en términos generales el estudio concluye que la transición al vehículo eléctrico generará un trasvase de puestos de trabajo que contribuirá a compensar los efectos negativos producidos por la pérdida de volumen de producción, de la productividad y por la deslocalización; también recoge que se pueden llegar a  generar empleo en las industrias anexas, como las de las infraestructura de recarga, las baterías y otros servicios ligados a esta transición.

Para ello, el informe destaca que será necesario un plan de formación que permita adecuar a los trabajadores a las nuevas necesidades de la industria, ya que se estima que 165.000 puestos de trabajo necesitarán cualificación específica adpatada a las nuevas circunstancias de movilidad.

Además, será necesario desarrollar una cadena de valor completa de la batería de propulsión en nuestro país, algo complicado, ya que por el momento no existe ninguna planta de fabricación a escala industrial, que sin duda tendría una repercusión elevada el empleo.

Entre las tendencias analizadas en el estudio destaca la evolución tecnológica, que nos llevará a la conducción autónoma, a una mayor conectividad y a una necesaria migración de lo analógico a lo digital que, sin duda, tendrá un fuerte impacto en el desarrollo tecnológico de los vehículos, y que producirá una mayor demanda de ingenieros de software para la industria automotriz y anexa, que supondrá un aumento de 2.000 puestos de trabajo, según se desprende del estudio.

Por otra parte, está prevista la llegada de una proporción creciente de automóviles de gama media o premium que aumentará el contenido medio por automóvil fabricado, lo cual conducirá a una mayor necesidad de puestos de trabajo, especialmente en la industria auxiliar. Además, se espera que los fabricantes de automóviles europeos aumenten su número de plataformas para fabricar vehículos en los próximos diez años, lo que dará lugar a una demanda estable de ingenieros de I+D asociados a las plataformas de vehículos.

Por otro lado, hay que tener en cuenta una posible deslocalización de puestos de trabajo desde España a otros países europeos, lo que supondrá una pérdida media de 1,5 % puestos de trabajo al año, pero requerirá una mayor cualificación de los aspirantes a alguno de estos puestos de trabajo.

 

Estilo de Vida