Polestar 2, el coche eléctrico que quiere ser a la vez berlina y todocamino

Polestar 2, el coche eléctrico que quiere ser a la vez berlina y todocamino

El Polestar 2 es un coche diferente, cuyo objetivo es ubicarse a mitad de camino entre una berlina y un todocamino, por lo que la marca sueca ha decidido aplicarle a este crossover eléctrico la marca sueca ha decidido aplicarle una temática de rallye con inspiración nórdica, inspirada en las heladas pistas de pruebas del Circulo Polar Ártico.

 

El resultado es un vehículo bastante peculiar, repleto de detalles y con una marcada personalidad, aunque no se puede negar que su diseño parte del Polestar 2 Long Range Dual Motor con el Performance Pack, es decir, el Polestar 2 más potente y deportivo que se puedes adquirir.

Polestar ha decidido no mantener de serie ni su mecánica ni su tren de rodaje, adaptándolo a un entorno tan desafiante como un lago helado, por lo que este crossover eléctrico ahora desarrolla 350 kW (476 CV) de potencia y 680 Nm de par motor, empleando la mecánica actualizada del Polestar 2 Experimental, presentado recientemente en el Goodwood Festival of Speed.

La marca ha elevado en 30 mm la altura libre al suelo de este nuevo modelo, y lo ha equipado con uno nuevos amortiguadores desarrollados por Öhlins, que con forma de botella separada, son ajustables en dureza, en altura al suelo y en caídas, y además cuentan con nueve posiciones de ajuste, alterables desde las propias copelas.

Aunque los frenos Brembo de cuatro pistones se mantienen inalterados, se han instalado nuevas barras de torretas, tanto delanteras como traseras, con el detalle de que en la barra de torretas trasera se sujeta una pala de fibra de carbono, muy útil para recuperaciones cuando nos salgamos de la vía, algo bastante común en una sesión de derrapes sobre un lago helado.

La inspiración en el ámbito de los rallyes está también en otros elementos como son sus llantas OZ Racing de color blanco, que montan neumáticos de invierno con clavos con unas medidas de 245/35 R19, que montan 490 clavos de cuatro milímetros, necesarios para que haya agarre sobre hielo.

Por otra parte, el sistema de Launch Control ha sido desarrollado ad-hoc, y se activa desde las levas tras el volante, al tiempo que dispone de un cubrecárter de fibra de carbono que protege los bajos y la mecánica.

Desde un punto de vista de diseño, su frontal está adornado por cuatro faros del tipo Stedi Quad Pro LED de alta potencia, lo que unido a que está pintado en un elegante gris mate, con detalles en color blanco y el clásico dorado de Polestar, le permite ofrecer una estética muy agresiva, capaz de conquistar a los aficionados a los rallyes.

Coches