infoelectrico.com - El Opel Ampera, el coche eléctrico "sin límites" retirado de nuestro mercado en 2012 regresa a España

El Opel Ampera, el coche eléctrico "sin límites" retirado de nuestro mercado en 2012 regresa a España

Opel sacó a la venta en 2012 el Ampera, un coche que anunciaba como "El vehículo eléctrico sin límite de autonomía", pero en España fue retirado al poco tiempo, sin apenas haber sido promocionado ni vendido. Sin embargo, este vehículo fue elegido coche del año en 2012 y lideró el ránking de ventas europeo durante nada menos que 10 meses.

Desde la marca consideran que fue un adelantado a su tiempo y que, sin duda, hoy tendría una mayor acogida. Tal es su vigencia que algunos importadores continúan vendiéndolo en España a pesar de no aparecer en el catálogo de ningún concesionario.

El prototipo de Opel Ampera original se presentó en el Salón de Ginebra del año 2010 presentado como la versión europea del Chevrolet Bolt, un coche de idénticas características pero de distinta marca, aunque ambas aglutinadas bajo el mismo paraguas de General Motors.

Este coche eléctrico solamente podía recorrer 80 kilómetros haciendo uso de la batería, pero lo que le hacía único era que, si entraba en la reserva, un pequeño motor de gasolina generaba electricidad para el motor principal (eléctrico), pudiendo alcanzar los 500 kilómetros de autonomía. Dos años más tarde, el mismo escenario lo escogió como coche del año, por delante de otros coches emblemáticos, y durante sus diez primeros meses de vida lideró los ránkings de ventas en casi toda Europa.

Aunque su paso por España pasara años atras totalmente desapercibido, hoy este vehículo eléctrico con una autonomía ideal para el día a día, pero que permite realizar viajes largos, vuelve a tener vigencia.

Con 150 caballos, una batería de 16 kW y unos acabados futuristas para su momento, este coche podrían perfectamente encajar en las tendencias actuales, y todo por un precio de entre 15 y 20.000 euros... eso sí en la modalidad de vehículo de ocasión.

Aunque mucha gente pueda interpretar que se trataba de un híbrido, posee una diferencia crucial respecto a estos vehículos. El motor gasolina (de un Opel Corsa) que incorpora, no está conectado a las ruedas, sino al motor principal, y lo curioso es que  genera, a partir de gasolina, electricidad para alimentar el motor eléctrico. Su funcionamiento podría equipararse al de un generador de electricidad tradicional.

De esta manera, podía tener una autonomía extendida de hasta 500 kilómetros, una característica que le permitía al motor de combustión tener un funcionamiento de régimen constante, no estando sometido a diferentes presiones, por lo que funcionaba siempre al mismo ritmo. Gracias a ello, el consumo medio se cifraba en 1,7 litros (en caso de que se requiriera su uso).

Cargaba la batería a la misma velocidad que los modelos actuales y la tarificación era exactamente igual a la actual. Para la compañía, su fracaso en nuestro país se debe buscar en la confluencia de varias circunstancias. Por un lado, Chevrolet, principal desarrollador de este modelo, anunció a finales de 2013 que la marca dejaría de vender en Europa en 2015. Su cuota de mercado estaba destinada a ser americana.

Por otro lado, General Motors casi impuso a la marca alemana la venta del Ampera en Europa, el mismo coche pero con rasgos europeos. Cuando Chevrolet anunció que dejaría de vender en Europa, General Motors ultimaba la venta de Opel al grupo PSA, al que pertenece actualmente.

Por otro lado, España mimaba en aquellos años todo lo que fuese diésel, con lo que los eléctricos no tenían nada que hacer. No había ninguna ayuda a su compra, ningún fomento por parte de organismos públicos y, sobre todo, ningún punto de carga. Además, su precio de 40.000 euros era relativamente alto para aquella época.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Coches