Anfac solicita IVA reducido y 150 millones en ayudas para el coche eléctrico

José Vicente de los Mozos, director general de fabricación de la Alianza Renault Nissan y recien nombrado presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), ha declarado que "tenemos que ponernos las pilas. España necesita un plan estratégico para el sector de la automoción de cara al futuro o tendremos problemas de competitividad y pérdidas de empleo”.

El presidente de la organización expresaba de esta manera que para la misma es absolutamente prioritario que el Gobierno, las administraciones territoriales y los agentes sociales aprueben un plan estructural y estratégico para el sector de la automoción que incluya medidas fiscales, logísticas, energéticas, de competitividad industrial y de impulso al vehículo alternativo. “En los últimos cinco años, los fabricantes de coches han invertido 8.000 millones de euros para la adaptación de las líneas de montaje a los nuevos vehículos asignados, para pasar de 36 modelos fabricados a 43. Pero el entorno es altamente competitivo y las fábricas españolas deben ser mejores que las opciones alternativas”, ha recalcado De Los Mozos.

Entre estas medidas, destaca la puesta en marcha de un plan de apoyo al vehículo alternativos, para el que solicitan una dotación de 150 millones de euros anuales durante dos años, a repartir entre ayudas a la compra e instalación de infraestructuras. “Es bueno que los ministerios de Energía y Economía planteen continuidad en las partidas de apoyo al vehículo eléctrico”, ha defendido Mario Armero, vicepresidente de la asociación, al respecto de la dotación en Presupuestos Generales del Estado de 66 millones de euros a un nuevo Plan VEA de estímulo a la compra de vehículos alternativos, pero entendieron que es “insuficiente” y que generará “tapones” en la demanda a la espera de la aprobación. “Necesitamos partidas que se acerquen más a lo que se hace en Europa”, explicó.

Junto con este empuje al mercado, el Gobierno podría aprovechar la revisión que está haciendo del IVA la Comisión Europea y que plantea aplicar un tipo reducido o incluso una exención a estos vehículos de propulsiones menos contaminantes.De este modo, podría reconfigurarse la fiscalidad del automóvil, “anacrónica”, según Armero y que “no obedece a las necesidades de las ciudades”.

Además, la nueva normativa de medición de las emisiones contaminantes WLTP incrementa el número de vehículos que pagarán el impuesto de matriculación, relacionado con las emisiones de CO2. “Afectará entre un 7% y un 10% del mercado”, señaló Armero, “cuando se aprobó la normativa, Europa abogó por la neutralidad fiscal, que no tuviera impacto en los impuestos”, explicó, a la vez que pedía que se elimine este impuesto.

Eliminar el impuesto de matriculación, el nuevo tipo impositivo del IVA, un nuevo impuesto vinculado al uso del coche y no a la adquisición y el plan de estímulos a la compra, así como una estrategia de desarrollo de las infraestructuras de recarga debería empujar la cuota de mercado de estos vehículos al 15 % en 2025, cuando a día de hoy tiene una participación del 5 %.

Armero detalló que además están trabajando con la patronal de las eléctricas Unesa y con Repsol de cara a recabar ayudas para la instalación de puntos de recarga. “Hay que generar confianza en los clientes en los vehículos alternativos para que haya demanda”, dijo De Los Mozos.

El plan estratégico de Anfac para el sector del automóvil recoge medidas para fomentar el empleo y la formación en el sector del automóvil, especialmente en lo relativo al contrato de relevo y al de duración limitada, así como en lo vinculado a la formación dual.

Anfac propone, a su vez, medidas para mejorar la logística que servirían para ahorrar hasta 100 millones de euros, entre las que destacan algunas como aumentar la capacidad de los camiones o la reducción de las tasas portuarias. Otras medidas energéticas, como la subvención para compensar los costes de las renovables y la compensación para sectores en riesgo de fuga de carbono, posibilitarían una reducción de los costes energéticos de entre uno y tres millones de euros para el sector.

La asociación pide también ayudas a la inversión, con una dotación específica para el sector, con el fin de “impulsar un entorno industrial favorable y atractivo para las inversiones por parte de las grandes multinacionales del sector”.

Asimismo, la organización reclama una mayor homogeneidad en los planes de calidad del aire de las diferentes ciudades o una regulación favorable para los vehículos eléctricos y conectados. Todas estas iniciativas posibilitarían que el vehículo alternativo pase a representar el 15 % del mercado en 2025 y que se evite la discriminación a los vehículos de cero y de bajas emisiones.

El proyecto de la asociación de fabricantes también recoge un apartado dedicado a la Green City para potenciar las grandes ciudades como referencia en movilidad sostenible, logrando multiplicar por cuarto la penetración del mercado alternativo en las grandes ciudades y favorecer el despliegue de la infraestructura de carga para 2022.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Instituciones