El número de coches eléctricos se triplicará en 2020 en todo el mundo

La flota mundial de vehículos eléctricos se multiplicará por más de tres hasta alcanzar los 13 millones de unidades en los dos próximos años. En el año 2017, el total de vehículos eléctricos fue de 3,7 millones de coches registrados, según un informe de la Agencia Internacional de Energía (AIE), que afrma que las ventas podrían aumentar hasta un 24 % anual de media hasta 2030.

Las conclusiones de este informe muestran la velocidad a la que el sistema de transportes del mundo está cambiando hacia fuentes de energía más limpias, a medida que los gobiernos se esfuerzan por combatir la contaminación ambiental y el cambio climático.

"La dinámica de los cambios políticos detrás del mercado de vehículos eléctricos movilizará inversiones en la fabricación de baterías, lo que facilitará reducir los costes y garantizará la producción a una escala que excede los niveles vistos hasta ahora", ha asegurado Pierpaolo Cazzola, analista de energía y transporte en la AIE y uno de los autores del informe.

Entre las conclusiones de este informe destacan que China seguirá siendo el mayor mercado del mundo de este tipo de vehículs, donde los mismos representarán un cuarto del total de las ventasen 2030, frente al 2,2 % del año pasado.

Además, el informe desvela que se necesitará menos petróleo, ya que con una estimación de 130 millones de vehículos eléctricos en las calles en 2030, serán necesarios 2,57 millones de barriles de petróleo menos por día, lo que equivale al consumo diario de Alemania en la actualidad.

Por otra parte, serán necesarias más gigafábricas, puesto que la demanda por baterías debería crecer 15 veces en 2030, lo que implica que el mundo requiere de una mayor producción de plantas con capacidad de fabricar baterías de 35 gigavatios por hora.

También los autobuses están siendo protagonistas. Según la AIE habrá 1,5 millones de autobuses eléctricos en el mundo en 2030, frente a los los 370.000 registrados el año pasado. De todos ellos, China posee en la actualidad el 99 %.

Este movimiento está desembocando en una reducción de la demanda esperada para el combustible, porque un autobús con motor de combustión consume unas 30 veces más que un turismo convencional, de modo que el impacto en el consumo de los combustibles fósiles es 30 veces superior. De esta manera, por cada 1.000 autobuses eléctricos en circulación, se consumen unos 500 barriles menos de diésel de los que se hubieran consumido con vehículos con motor de combustión.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Estilo de Vida