Cuando los fabricantes de coches no se atreven a dar el salto a una gama 100 % eléctrica...

Cuando casi todos los fabricantes insisten en que van a “electrificar toda su gama para 2020”, están pensando en coches híbridos enchufables o PHEV (Plugin Hybrid Electric Vehicle). Si miramos lo que cuentan las marcas veremos que la mayoría habla de modelos "mild hybrid" para que la media de emisiones de su gama consiga estar por debajo del límete de 95 g/km de CO2 impuesto por la Unión Europea.

Muchos de esos fabricantes sí que tendrán uno o más modelos eléctricos, pero los coches con motores de combustión interna seguirán todavía muy presentes en sus gamas. La mayoría de estos lo serán con una hibridación leve de 48V que no permite circular en modo eléctrico. Así, al final, son más bien pocos los fabricantes que afirman apostar por una movilidad eléctrica pura en 2020. El blog sobre tecnología Xataka, ha hecho un repaso de los que si apuestan por una gama 100 % eléctrica.

BYD es un fabricante chino desconocido del público, a pesar de tener importadores por medio continente europeo, incluyendo España, es un gigante de la movilidad eléctrica. En 2017 vendió 108.612 coches eléctricos y de PHEV. En España se pueden ver algunos BYD E6 eléctricos como taxi. BYD propone únicamente modelos eléctricos, no es el caso de China y de otros mercados asiáticos y americanos, como Ecuador. Allí, la gama eléctrica comparte protagonismo con modelos más clásicos con motor de combustión interna.

Karma es la marca que ha resucitado el híbrido enchufable creado por el diseñador Henrik Fisker, el famoso Fisker Karma. Se trata de una berlina de lujo cuyo diseño exterior e interior apenas ha variado. El motor eléctrico entrega una potencia de 301 kW (403 CV) mientras el motor 2.0 litros de gasolina de origen General Motors permite recrgar en marcha la batería de 21,4 kWh (anteriormente era de 20,4 kWh). Pero si el dueño hace menos de 50 millas al día, no necesita echar gasolina.

Nikola Motor Company no es la típica star-up de coches eléctricos. Su apuesta es la de cambiar el mundo del transporte. El Nikola One, su primer modelo, combina una turbina de hidrógeno para alimentar en electricidad la batería de iones de litio de 320 kWh y seis motores eléctricos colocados en cada una de las seis ruedas. Se habla de una potencia total de 1.000 CV y un descomunal par motor de 5.017 Nm. Además, el Nikola One estará únicamente disponible bajo la modalidad del leasing.

El Rimac Concept One fue el primer superdeportivo eléctrico del mercado. Esta pequeña compañía creada por Maté Rimac es una de las pioneras y más importantes de Europa. Sin embargo, como muchos estudios de ingeniería trabajan en la sombra para otros fabricantes. Así, Rimac colabora con Koenigsegg, ayudó a desarrollar el Jaguar E-Type Zero que vimos recientemente en la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry y, al parecer, habría trabajado con Apple en temas de conducción autónoma.

Smart Fow Two. La marca de coches urbanos del grupo Daimler ha confirmado que para 2020 sólo tendrá modelos eléctricos en su gama europea. Actualmente, los tres modelos que componen su gama (smart fortwo, smart fortwo cabrio y smart forfour) están disponibles con motores de gasolina y eléctricos. Pero para que el grupo Daimler cumpla con el objetivo de 95 g/km de CO2 de media para 2020, ese año solo sobrevivirán las versiones eléctricas.

Tazzari. El fabricante italiano fabrica únicamente vehículos eléctricos. La mayoría están homologados como cuadriciclos, pero tienen un modelo en la gama que está homologado como coche, el Tazzari EV Zero EM2 Space. Es un rival potencial del smart EQ fortwo. Se trata de un biplaza, eminentemente urbano y con muchas posibilidades de personalización. Con una batería de 15 kWh ofrece una media de 100 km de autonomía, que pueden llegar a ser de más de 150 km en uso exclusivamente urbano.

Tesla. La marca liderada por el polémico y mediático Elon Musk ha servido de conejillo de indias en el campo del automóvil eléctrico para los grandes fabricantes premium. Ahora que han visto el camino a seguir frente a los normas anticontaminación de muchos mercados, aplican el mismo método para sus nuevos modelos

Pero, ¿por qué ningún fabricante grande se atreve a dar el salto a una gama 100 % eléctrica?... Los grandes fabricantes no quieren ni pueden tener una gama 100 % eléctrica en 2020. Los tiempos en la industria del automóvil son mucho más lentos que en el de la electrónica de consumo, ya que se tardan una media de cuatro años en desarrollar un coche.

Pero sobre todo, el mercado todavía no está maduro para ello. El público general sigue sin ver en el coche eléctrico una alternativa viable, el precio del coche eléctrico es todavía muy elevado y, por último, las infraestructuras están en pañales.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Coches